Page Nav

Grid

GRID_STYLE
TO-LEFT

Pages

Ahora

latest

Acciones para mitigar la desertificación de los suelos en el departamento del Meta

Una serie de estrategias puntuales para disminuir el impacto del fenómeno de la desertificación de los suelos en el departamento, intensific...





Una serie de estrategias puntuales para disminuir el impacto del fenómeno de la desertificación de los suelos en el departamento, intensificó la Corporación Ambiental en el departamento, la cual desde hace varios años  ha alertado sobre los peligros que conlleva la tala indiscriminada de árboles en la región.  

Además de realizar un acompañamiento permanente a las autoridades de Policía en la lucha contra el comercio ilegal de madera, ha intensificado las labores de restauración  y reforestación en aquellas áreas donde se presenta algún grado de erosión.

A través del control de las actividades de deforestación se intervienen los procesos de degradación del suelo, ya que los árboles sirven de barrera sedimentadora y formación de la estructura de la tierra.

Para recuperar las áreas afectadas la Corporación ha realizado la restauración de 3.262,3 hectáreas entre el año 2012 al 2016, en varios municipios del departamento y en las cuencas de ríos y caños del Meta.

Si bien es cierto el 51.6% de los suelos del departamento se encuentran afectados por un grado de erosión, de acuerdo a un estudio publicado por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM), estrategias como el cuidando de las 17 áreas protegidas que tiene el Meta contribuyen a la protección de los suelos, ya que todas estas cuentan con los planes de manejo ambiental. Algunas de estas áreas tienen un grado restrictivo (es decir que no tienen ninguna actividad, salvo la preservación).

Con el control de las áreas protegidas antes referenciadas se garantiza que los ecosistemas cumplan las funciones, como que las zonas de rondas  estén en cobertura vegetales naturales o si están degradada tengan su proceso de regeneración pasiva permitiendo de esta manera la amortiguación de las crecientes altas de los ríos y en las temporadas bajas la formación de suelo. Estas áreas la mayoría son ecosistemas de tipo humedal, los cuales hacen un gran aporte a la formación de suelo.  

Otra de las acciones que viene realizando la Corporación es la implementación de los Planes de Ordenación y Manejo Ambiental de las Cuencas Hidrográficas (POMCAS), hasta el momento se ha aprobado cuatro: El Guatiquía, Guayuriba, Acacías –Pajure y Guamal.  

En  que lo que tiene que ver con la sedimentación que se presenta en los ríos la Corporación vigila que las empresas mineras que tienen licencias ambientales para extraer material de esas fuentes hídricas, realicen las obras de mitigación en cuanto a gestión de riesgo como son las obras de pasos: jarillones o descolmataciones.

La Autoridad Ambiental también hace acompañamiento a los entes de control como los Consejos municipales de Gestión del Riesgo  de Desastres y el Consejo Departamental de Gestión del Riesgo  de Desastres, generando conceptos y recomendaciones para que realicen las obras de mitigación necesarias en las fuentes hídricas  que representan un peligro para la comunidad. Los ríos donde se le hace una vigilancia constante en el Meta son: el Ariari, el Guayuriba, el Guatiquía.


Finalmente, la Corporación, consciente de la necesidad y la prioridad estratégica del recurso suelo para la producción agropecuaria de la nación, y máxime enfrentándose al desarrollo del territorio de la Altillanura como una frontera agrícola ampliable, busca desarrollar indicadores de la salud del suelo, visualizando en ellos herramientas de seguimiento que permitan asegurar el uso sostenible del recurso.

No hay comentarios.

Traductor