emsa

emsa
emsa

Page Nav

Civiles

Civiles
Civiles

Grid

GRID_STYLE
TO-RIGHT
HIDE_BLOG

Pages

Ahora

latest

EMSA

EMSA
EMSA

La inequidad de género en el mercado laboral colombiano y sus efectos económicos. A pesar de estas cifras, la brecha de género persiste

  Colombia es uno de los países latinoamericanos que presenta las mayores tasas de desempleo en la población femenina, y mayores brechas en ...

 

Colombia es uno de los países latinoamericanos que presenta las mayores tasas de desempleo en la población femenina, y mayores brechas en las tasas de desempleo entre hombres y mujeres.  La crisis económica derivada de la emergencia sanitaria por la COVID-19, ha golpeado fuertemente los mercados laborales de la región y el mundo, y Colombia no es la excepción, en particular si se tienen en cuenta las grandes disparidades en las condiciones y características laborales de hombres y mujeres, que ya existían antes de la crisis sanitaria actual. 

Según datos del DANE, en el trimestre móvil de diciembre del 2021 a febrero de 2022, la población de mujeres es superior (51,3 %) a la de los hombres (48,7 %), y esa población mayoritaria femenina también lo es para las mujeres en edad de trabajar. Sin embargo, para el caso de la Población Económicamente Activa PEA, los porcentajes se invierten y las mujeres apenas participan en un 42 % frente a un 58 % de la participación masculina. Por su parte, la tasa de desempleo en el caso de las mujeres fue de 54,8 %, frente a 45,2 % de los hombres. 

Marisol Salamanca Olmos, Docente del Programa de Economía del Politécnico Grancolombiano analiza estas cifras: “muestran que la pandemia del COVID-19 ha tenido efectos negativos sobre el mercado laboral, principalmente para las mujeres. La situación que refleja da cuenta de que la pandemia ha impactado en mayor medida a la oferta de empleo para las mujeres”.

  En Colombia, pese al incremento de la participación de las mujeres en el mercado laboral en las últimas décadas, se siguen experimentando problemas de desigualdad, inequidad e invisibilidad.  A finales del 2019, las mujeres contaban con una tasa global de participación (TGP) de 53,1 %; posicionándose 20,7 puntos porcentajes (pps) menor a los de su contraparte masculina. Cuando las mujeres logran ingresar al mercado laboral, experimentan una tasa de desempleo más alta que los hombres, llegando a una brecha de 5,35 pps entre ambos. Se debe destacar que durante los últimos diez (10) años, la brecha entre la tasa de desempleo femenina y masculina solo ha disminuido en 1,05 pps; a favor de los hombres (DANE, 2020). 

De acuerdo con el último informe del DANE del 31 de mayo de 2022, la cifra de cierre al mes de abril corresponde a una tasa de desempleo de 11,2 %. Del total de empleos, 1.326.000 corresponden a las mujeres y 875.000 a los hombres. Para las mujeres, la tasa de desempleo se ubica en 14,2 % y para los hombres en 8,9 %, manteniendo una brecha de género de 5,3 %. Las ramas que contribuyeron corresponden a las actividades artísticas, entretenimiento, recreación y otras actividades de servicios, comercio y reparación de vehículos y transporte

A pesar de estas cifras, la brecha de género persiste y se hace necesario medidas que puedan contribuir a esa disminución. Gloria Nancy Ríos, Docente del Programa de Economía del Politécnico Grancolombiano afirma que: “se ve con buenas expectativas la recuperación que se viene dando con relación al mercado laboral y en materia de crecimiento económico, pero para que se pueda hablar de recuperación, es importante seguir contribuyendo con políticas a nivel del Estado que promuevan la participación de la mujer y formación académica, que les permita la incorporación al mercado de forma incluyente, con diseño de perfiles y proceso de selección sin sesgos, donde los horarios de trabajo permitan llevar a la par retos familiares, personales y laborales que garanticen mayor reconocimiento, estabilidad y que represente aporte a la economía del hogar y a la economía nacional”.


No hay comentarios.

Traductor