Page Nav

Grid

GRID_STYLE
TO-LEFT

Pages

Ahora

latest

Unidad para las Víctimas brindó apoyo psicosocial a ex jefes paramilitares

El objetivo de la actividad, realizada en Bogotá, fue que los antiguos combatientes hicieran un acto de reconocimiento de responsabilidad y ...


El objetivo de la actividad, realizada en Bogotá, fue que los antiguos combatientes hicieran un acto de reconocimiento de responsabilidad y pidieran perdón por sus crímenes.

La actividad, que tuvo el acompañamiento sicosocial de la Unidad para las Víctimas, fue ordenada por la Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Bogotá, con el propósito de que los miembros de las Autodefensas reconocieran su responsabilidad y pidieran perdón por crímenes cometidos por su grupo.

A las 14 víctimas que asistieron al encuentro se les pidió, como componente psicosocial de la medida, que prepararan un mensaje en el que hablaran del ser querido que perdieron como consecuencia de las acciones del grupo armado ilegal.

El mensaje lo leyeron ante los jefes paramilitares, que, después de escucharlo, pidieron perdón por el daño causado, reconocieron su responsabilidad y les entregaron la información que tenían sobre lo ocurrido con sus familiares asesinados.

“Fue una situación difícil para nosotros, porque fue como devolvernos en el tiempo a lo que ocurrió, pero escuchar de parte de ellos que no van a hacer ya más daño a otras familias, nos dio tranquilidad”, afirmó Adriana Orjuela.

Su hermano, Javier, fue uno de los once campesinos asesinados en 2003 en el corregimiento Méndez, del municipio de Armero Guayabal, en donde estaban cazando venados. Tenía 23 años en el momento del crimen. Era el tercero de cinco hijos y quien ayudaba más directamente a su padre en las labores del campo.

José David Velandia, alias ‘Steven’, que en la época era el jefe del Frente Ómar Isaza de las Autodefensas, reconoció hace unos años, ante un fiscal de Justicia y Paz, haber sido el responsable del crimen.

En el encuentro no participó ‘Steven’, pero los comandantes paramilitares John Fredy Gallo, Walter Ochoa Guisao y Luis Eduardo Zuluaga, desmovilizados de las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio, reconocieron su responsabilidad como sus superiores en la organización armada ilegal.

“Yo les sentí una sinceridad grande. Quedé conmovida porque sentí que pidieron perdón de corazón”, agrega Orjuela.

Diana Roldán, cuyo hermano de 17 años fue otro de los campesinos asesinados, afirmó, por su parte, que el encuentro con los paramilitares es un paso importante para su familia, pero aún no es suficiente.

“Solo ellos sabrán si lo están diciendo de corazón. A nosotros nos podrán engañar, pero a Dios no”, manifestó Roldán.

La jornada realizada en Bogotá hace parte de tres encuentros de víctimas con los jefes paramilitares realizados dentro de este proceso. La primera se realizó en Medellín, la segunda en Bogotá y la tercera será dentro de unos días en Tolima.

No hay comentarios.

Traductor