Por: Óscar Alfonso Pabón Monroy/ 
Comunicador Social comunitario
De buena fuente supe el fin de semana, que los cultivos de café del municipio de Lejanías están siendo atacados por la “broca”, diminuto insecto que imparable e implacable mina los frutos o cerezas del cafeto.
Esta situación además de arruinados tiene desmotivados a quienes con gran ilusión, hace unos años, acogieron la invitación de la Federación Nacional de Cafeteros, entidad que a través del Banco Agrario les brindó créditos y asistencia técnica con sus “extensionistas”, quienes les asesoraron las siembras de miles de matas de la variedad Castilla.
A la temible broca también se le conoce con los populares nombres de “barrenador”, “taladro” y “gorgojo”.
Sin que esta noticia haya trascendido a la opinión pública departamental, la “broca” del café ya está impactando de forma negativa la economía del fértil y productivo territorio lejaniense.
Conviene saber, que en las actuales semanas ocurre la cosecha cafetera en esa municipalidad, pero que por la acción del destructor insecto la calidad del fruto no es la mejor, por tanto los cultivadores van rumbo a la quiebra económica total, puesto que no tienen para cubrir las deudas bancarias adquiridas para fines cafeteros.
Que paradoja tan particular se da en el departamento del Meta, mientras los enormes taladros petroleros quieren profanar la Sierra de La Macarena, la milimétrica “broca” llegó en silencio y desaforada acaba con la producción cafetera del municipio de Lejanías, un poco cercano del maravilloso Parque Nacional Natural. 

Pin It en Pinterest

Compartir esto

¡Hola!

Comparte con tus amigos!