Civiles

Civiles
Civiles

Page Nav

Grid

GRID_STYLE
TO-LEFT

Pages

Ahora

latest

En Colombia la vida no vale nada. La inseguridad se va concentrando en ciudades capitales. Villavicencio esta sitiado ante la mirada inepta de gobernantes, congresistas, Ministros y presidencia de la República.

Por: Jairo Rey Pardo. Comunicador social- Periodista. Este fin de semana día domingo en horas de la tarde por robarle una cadena de oro, fue...

Por: Jairo Rey Pardo. Comunicador social- Periodista.

Este fin de semana día domingo en horas de la tarde por robarle una cadena de oro, fue asesinado en Villavicencio el teniente coronel del Ejército Ricardo José Beltrán Jiménez, como él aquí muchas personas mueren todos los días en manos de los delincuentes.

El Coronel hacía parte de la de la subjefatura de Estado Mayor Conjunto de Fortalecimiento Jurídico Institucional del Comando General de las Fuerzas Militares. El Oficial que llevaba 27 años de servicio había nacido en Bogotá, se desempeñaba como director de la Dirección de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario del Comando General de las Fuerzas Militares. Que curiosos morir en manos de quienes son defendidos a capa y espada por los mismos organismos de derechos humanos. 

Pero que podemos decir si esta situación nos esta haciendo perder la capacidad de asombro, ya son mas los policías, militares y civiles que están en las cárceles por no dejarse matar o no dejarse robar, mientras los criminales y delincuentes gozan de grandes privilegios.

Cada que suceden casos de asesinatos tan repudiables como estos, recompensas van, recompensas vienen, continúa la perorata de siempre… Condenamos los hechos, perseguiremos a los responsables para hacerles pagar el crimen… Se hacen Consejos de seguridad... los apresan, los sueltan. Vuelven y matan, vuelven y los apresan… vuelven y los dejan libres, vuelven y matan. Vuelven y los dejan en libertad, porque para la justicia son personas que no representan ningún peligro para la sociedad, también se justifican con el cuento de que no fueron capturados en flagrancia o lo que es mas cínico... que los llevaron a la audiencia sin darles desayuno, incluso lo que suena mas inmoral y aberrante... que la víctima se enfrento a los delincuentes y les causo algún daño. Así es nuestra justicia y que podemos hacer. 

Lo triste es que así continúa el juego entre la vida y la muerte en nuestro país, donde como dijo el filósofo "Hay que vivir... pero vivir peligrosamente". 

Un país donde la justicia viene jugando el papel preponderante que una vez con gran preocupación el doctor Avaro Gómez Hurtado dijo en esta reflexión: “Hemos llegado a una situación escandalosamente paradójica en la que nuestro sistema de justicia parece estarse pasando al bando de los criminales” y  remató con esta frase: "Un país sin justicia, es un país sin futuro" Es justamente lo que nos está pasando.  

A falta de pena de muerte, cadena perpetua o unas condenas o escarmientos que generen disciplina, los criminales y delincuentes siguen asesinando y robando ante la mirada inepta de gobernantes, congresistas, el gobierno que no permite el uso de armas a la gente de bien para su propia defensa y todos se cobijan con una falsa moral mientras el pueblo sufre las consecuencias letales de los energúmenos.

Que preocupación le puede asistir al Presidente de la República, los ministros, los representantes de las cortes y gran parte de la Rama judicial, los congresistas y todos los funcionarios de alta alcurnia que disfrutan de sueldos escandalosos, camionetas blindadas y un gran número de escoltas, si ellos viven en lugares de estrato cinco hacia arriba y ahí no se percibe la inseguridad.     

Mientras tanto el luto sigue envolviendo a las familias. El pueblo desarmado continúa poniendo los muertos y las victimas, los delincuentes permanecen bien armados sembrando el dolor en los hijos, las esposas, las madres de los asesinados y como dice la canción… Al final la vida sigue igual.




No hay comentarios.

Traductor