Page Nav

Grid

GRID_STYLE
TO-LEFT

Pages

Ahora

latest

CICR: Millones de jóvenes sirios han pagado un altísimo precio durante una "década de pérdidas salvajes"

Participaron en la encuesta 1.400 sirios/as de entre 18 y 25 años en Siria, Líbano y Alemania. En esos tres países, los y las jóvenes encues...

Participaron en la encuesta 1.400 sirios/as de entre 18 y 25 años en Siria, Líbano y Alemania. En esos tres países, los y las jóvenes encuestados hablaron sobre la destrucción de familias y amistades, las enormes dificultades y preocupaciones económicas, las aspiraciones frustradas, las etapas perdidas y la profunda carga psicológica tras años de violencia y daños incesantes.

"Ha sido una década de pérdida salvaje para todos los sirios. Para la juventud, en particular, los últimos diez años han estado atravesados por la pérdida de seres queridos, de oportunidades y del control de su propio futuro. La encuesta pinta un panorama sombrío de toda una generación a la cual el conflicto le robó la adolescencia y los primeros años de adultez", señaló Robert Mardini, director general del CICR, desde Ginebra.

En un país donde más de la mitad de la población es menor de 25 años, la encuesta permite vislumbrar lo que millones de personas han soportado en los últimos diez años.

En Siria, casi la mitad de los jóvenes (47%) indicaron tener algún familiar o amigo/a cercano muerto por causa del conflicto. Uno de cada seis jóvenes sirios señaló que al menos uno de sus padres fue asesinado o gravemente herido (16%). El 12% ha sufrido heridas por el conflicto.

El 54% ha perdido contacto con un familiar cercano. En Líbano, esa proporción se eleva a siete de cada diez encuestados, aproximadamente.

El 62% dijo haber tenido que abandonar su hogar, ya sea dentro de Siria o en el extranjero.

Casi la mitad había perdido su ingreso debido al conflicto (49%) y cerca de ocho de cada diez (77%) indicaron haber tenido dificultades para encontrar o adquirir alimentos y otras necesidades. En Siria, ese porcentaje se eleva al 85%.

El 57% indicó haber perdido años de educación, si es que siquiera habían sido escolarizados.

Uno de cada cinco informó haber pospuesto planes de casamiento debido al conflicto.

Las oportunidades económicas y laborales ocupan el primer puesto de lo que más necesitan los sirios, seguidas de atención de salud, educación y asistencia psicológica. El golpe económico ha sido particularmente duro para las mujeres: casi el 30% de las mujeres en Siria no perciben ningún ingreso para mantener a su familia. Los jóvenes sirios en Líbano señalaron la ayuda humanitaria entre sus principales necesidades.

El impacto del conflicto en la salud mental también se puso de manifiesto. En los últimos 12 meses, los y las jóvenes en Siria han sufrido trastornos del sueño (54%), ansiedad (73%), depresión (58%), soledad (46%), frustración (62%) y angustia (69%) debido al conflicto. En los tres países donde se realizó la encuesta, los y las jóvenes de Siria indicaron que el acceso a atención psicológica era uno de los servicios que más necesitaban.

"Estos jóvenes están ingresando en su segunda década de esta agonizante crisis. Lo verdaderamente desgarrador de su situación es que, tras haber perdido gran parte de su niñez y adolescencia a manos del conflicto, es probable que esta generación cargue con mucha responsabilidad respecto de la reconstrucción y del trabajo necesario para llevarla a cabo. La vida de sus hijos también estará atravesada por este conflicto", expresó desde Ginebra Fabrizio Carboni, director regional del CICR para Oriente Próximo y Oriente Medio.

El conflicto en Siria ha sido absolutamente brutal para la población civil: se ha caracterizado por la destrucción de ciudades y pueblos a una escala enorme, un desplazamiento interno descomunal y una crisis de refugiados que ha repercutido en todo el mundo. En el último año, millones de personas han caído en una mayor pobreza a causa de la peor crisis económica desde que se desató el conflicto, situación que se ha agravado por el impacto de las sanciones y la pandemia mundial de COVID-19. Unas 13,4 millones de personas (de un total de, aproximadamente, 18 millones) necesitan ayuda humanitaria.

Pese a todo, la mayoría de los jóvenes sirios encuestados se manifestaron optimistas respecto del futuro. Sus esperanzas y aspiraciones para la próxima década son universales: seguridad y estabilidad, la posibilidad de tener una familia y un empleo bien remunerado, atención de salud y servicios accesibles en todo sentido, y el fin de la agitación y el conflicto.

No hay comentarios.

Traductor